Terapia sexual

Los problemas de índole sexual son una situación que afecta a muchas personas, independientemente de si tienen o no pareja. Estos problemas pueden dar lugar a un deterioro tanto en la vida social como en la personal. Los problemas sexuales pueden originarse por causas orgánicas (físicas y fisiológicas) y/o psicológicas, tales como el estrés, el …

Los problemas de índole sexual son una situación que afecta a muchas personas, independientemente de si tienen o no pareja. Estos problemas pueden dar lugar a un deterioro tanto en la vida social como en la personal.

Los problemas sexuales pueden originarse por causas orgánicas (físicas y fisiológicas) y/o psicológicas, tales como el estrés, el cansancio, la ansiedad, estados de ánimo depresivo, sentimientos de vergüenza, culpa y baja autoestima. En estos casos, los aspectos cognitivos y emocionales son la raíz de los trastornos sexuales.

En caso de que tu vida sexual no sea satisfactoria, si no disfrutas de tu actividad sexual, presentas disfunciones sexuales o estos problemas afectan negativamente a tu relación de pareja o te impiden establecer nuevas relaciones, es posible que requieras terapia sexual.

Si necesitas entender lo que te está sucediendo y deseas informarte acerca de la terapia para hacer frente a ello:

CONSÚLTANOS

 

Los problemas sexuales se pueden clasificar según la fase del proceso sexual afectado. Algunos de los más comunes son:

TRASTORNOS DEL DESEO

  • Deseo sexual hipoactivo: ausencia o disminución del interés sexual y la motivación para buscar la excitación.
  • Trastornos por aversión sexual: extrema ansiedad o disgusto ante cualquier actividad sexual.

TRASTORNOS DE LA EXCITACIÓN

  • Disfunción eréctil: incapacidad para conseguir o mantener una erección suficientemente rígida para llevar a cabo relaciones sexuales satisfactorias.
  • Trastornos de la excitación: ausencia o disminución de la excitación sexual y el placer con cualquier tipo de estimulación sexual.

TRASTORNOS DEL ORGASMO

  • Eyaculación precoz: incapacidad para controlar la aparición de la eyaculación.
  • Trastornos del orgasmo en la mujer: ausencia o disminución de la intensidad del orgasmo a pesar de sentir excitación sexual.

TRASTORNOS POR DOLOR

  • Vaginismo: dificultad persistente para permitir la entrada del pene o cualquier otro objeto en la vagina.
  • Dispareunia: dolor persistente o recurrente durante la penetración.
  • Dolor en la eyaculación: molestias o sensaciones de ardor durante o después de la eyaculación.

 

TRATAMIENTO

La terapia sexual busca proporcionar información y educación sobre aspectos anatómicos, además de eliminar prejuicios y creencias erróneas en relación a la sexualidad. También se enfoca en resolver problemas específicos que puedan surgir en una o varias fases del proceso sexual, utilizando técnicas de modificación de conducta para lograr una vida sexual plena.

Si estás experimentando problemas en tu vida sexual, es recomendable solicitar una primera sesión de consulta con un psicólogo. Durante esta sesión, se analizará detalladamente tu situación y se diseñará una terapia personalizada adecuada a tus necesidades.