Ludoterapia o Terapia de Juego

Este tipo de terapia se basa en el juego y busca ayudar a niños/as/es que puedan estar transitando por etapas donde puedan tener problemas al tratar de comunicar sus emociones y busca que se puedan expresar y a su vez puedan encontrar contención. 

Este tipo de terapia se basa en el juego y busca ayudar a niños/as/es que puedan estar transitando por etapas donde puedan tener problemas al tratar de comunicar sus emociones y busca que se puedan expresar y a su vez puedan encontrar contención.

En algunas ocasiones, un niño/a/e puede estar desarrollando patrones de comportamiento que pueden estar ocasionando algún inconveniente en sus vidas o en la de los que les rodean, algunos síntomas de esto pueden ser ira excesiva, miedo o preocupación, sentimientos y conductas que pueden estar afectando su desarrollo y capacidad de sociabilizar.

Los niños/as/es tienden a ver la terapia como algo amenazante o en ocasiones como un interrogatorio. Por ello, con la Terapia de Juego se busca ayudarlos a comunicarse a su manera. Lo cual les permite comprender los sentimientos que aún no han logrado tener la oportunidad de procesar.

La terapia de juego busca principalmente ayudar con la comunicación, explorar pensamientos y sentimientos, dar sentido a las experiencias de vida. El juego es una actividad natural del aprendizaje y ayuda con la exploración y la comunicación en los niños/as/es, por lo cual este tipo de terapia es considerado altamente eficaz para ayudarlos a expresar lo que les puede resultar difícil decir con palabras.

Este tipo de terapia se puede trabajar con todas las edades, siempre que sea en un ambiente seguro y de confianza, lo que ayudara a asimilar y procesar experiencias difíciles y de este modo, mejorar la autoestima y confianza. Se puede trabajar tanto como con grupos de personas como de manera individual, pudiendo ser una referencia para que los padres también puedan aplicar esto, teniendo como referencia la ayuda de su terapeuta. El principal objetivo del terapeuta con este tipo de terapia es proveer a los niños para que puedan tener conductas más adaptativas y mejores mecanismos para la vida cotidiana, además les permite desarrollar una visión más positiva de su lugar en el mundo.

El juego es muy importante para el desarrollo de la infancia, ya que ayuda a formar a determinadas necesidades sociales, creativas, lingüísticas, emocionales, cognitivas y físicas, es por ello que la ludoterapia puede ayudar en varias formas, sin embargo, esto va a depender en una gran medida de las necesidades de cada niño/a/e.

Este enfoque se considera particularmente relevante para infantes que puedan tener dificultades para expresarse verbalmente, aunque por lo general puede ayudar a los niños/as/es de todas las capacidades, culturas y géneros.

La Terapia de Juego ofrece a los niños un espacio seguro y cómodo en el que pueden ser ellos mismos y el apoyo emocional para expresar sus sentimientos libremente. Estos sentimientos pueden explorarse y contenerse de manera saludable con la ayuda de un terapeuta de juego para promover la comunicación y la confianza en cada niño/a/e.

Algunos de los trastornos que se pueden tratan con la Terapia de Juego son:

  • Trastorno por déficit de atención (TDAH).
  • Procesos de separación de los padres, de divorcio o de conflicto.
  • Violencia doméstica.
  • Traumas por abuso sexual, físico o emocional.
  • Estadía en hogares de adopción y acogida.
  • Experiencias estresantes de la vida, como la pérdida, enfermedad o muerte de un ser querido.
  • Niños/as/es que han sufrido un accidente grave o un desastre natural.

Esta terapia se trata de una serie de sesiones, que duran generalmente de 30 a 45 minutos, donde un terapeuta se reúne con un niño/a/e para centrarse exclusivamente en sus necesidades a través del juego. En algunas ocasiones se trabaja también con los hermanos/as/es, padres o grupos de niños/as/es.

La primera sesión de evaluación, los padres o tutores del niño/a/e hablarán con el terapeuta respecto a sus preocupaciones, se analizará las fortalezas y dificultades, así como también su historia, buscando indagar más en el motivo de la consulta. También se podría solicitar información de la escuela o de otros adultos importantes en sus vidas.

Las sesiones por lo general se realizan semanalmente, ojalá en el mismo lugar y hora, ya que esta consistencia ayuda a construir una mejor relación de confianza entre el terapeuta y el niño/a/e, y, por lo tanto, mejora las posibilidades de lograr un tratamiento eficaz.

Cada sesión implican una adecuada selección de recursos de juego proporcionados por el terapeuta. Estos materiales pueden ser juguetes como figuras de animales, arena y agua, instrumentos musicales, disfraces, marionetas, arcilla, libros y materiales de cocina, arte y artesanía. En la terapia, en lugar de buscar elaboraciones verbales, el terapeuta ayudará a expresar pensamientos y sentimientos difíciles a través de las metáforas del juego, lo cual implicará el uso de técnicas que ayudan a tomar conciencia de lo que están sintiendo y proporcionan oportunidades para que puedan expresar sus emociones y sentimientos.

Algunas técnicas utilizadas en la Ludoterapia son:

  • Visualización creativa
  • Narrativa terapéutica
  • Esculpir
  • Juego de rol
  • Danza y el movimiento
  • Dibujo
  • Cocina

Para que el proceso sea efectivo, se debe trabajar en la construcción de una fuerte relación terapéutica con el niño/a/e, siendo lo mas importante que se sientan cómodos, seguros y respetados en la Terapia de Juego, para que de esta manera puedan jugar con confianza y sentirse cómodos/as/es compartiendo sus sentimientos. También es esencial que el niño/a/e comprenda que el terapeuta está apoyándolos durante todo el proceso. Esta relación positiva fomentará la experiencia para promover el desarrollo cognitivo y ayudar a resolver conflictos internos y desarrollar nuevos patrones de comportamiento y pensamiento.

La Terapia de Juego busca ayudar a facilitar el desarrollo de nuevos patrones de comportamiento y pensamiento que permite a los niños/as/es a ser más resistentes en la vida cotidiana. Al ayudar a liberar a los niños de las experiencias y sentimientos que bloquean su aprendizaje y desarrollo, la Terapia de Juego les permite ver su mundo desde una perspectiva más positiva.

Algunos de los beneficios singulares que los niños pueden obtener con la terapia de juego pueden ser:

  • Reducción de la ansiedad sobre los eventos traumáticos.
  • Mejora de la confianza y un sentido de competencia.
  • Mayor capacidad de formar enlaces saludables en las relaciones.
  • Mayor capacidad de confiar en sí mismos y en los otros.
  • Mayor nivel de creatividad.

 

Deja un comentario